Todas nuestras dietas tienen un punto en común, y es que no necesitan suplementos nutricionales ni medicación.
Es un proceso a base de una alimentación sana y que aporta los nutrientes específicos para cada caso o situación.
Es totalmente natural.